La gallina de los huevos de oro

                                   EL ARTE DE LA MOTIVACIÓN * por Horacio Krell

 


Por qué matamos a la gallina de los huevos de oro.

La Fábula de Esopo. En un lejano país en un tiempo lejano, un hombre muy pobre rogó a los seres superiores que le ayudaran y éstos le dieron una gallina ponedora. Cuál no sería su sorpresa al comprobar que la gallina cada mañana ponía un huevo de oro. Su vida cambió, comió cada día, construyó un palacio, compró coches fabulosos, contrató servidores. Pero la codicia obnubiló su corazón y quiso disponer de más de un huevo diario hasta que concluyó que la solución estaba dentro de la gallina, y, ni corto ni perezoso, destripó a la gallina buscando el secreto de la creación de los huevos de oro. Pero en el interior no había más que un aparato reproductor corriente de ave. Desesperado, intentó coser la tripa despanzurrada y revivirla, pero fue imposible. Aquel estúpido se había condenado a la pobreza y de nuevo al hambre al matar la fuente de riqueza que los dioses, genios o duendes le habían ofrecido.

No hay que matar a la gallina de los huevos de oro. Argentina es un país rico en recursos naturales pero no los sabe gestionar y el 50% de su gente es pobre. En el estado predominan la burocracia y la incapacidad. Las decisiones no se basan en el conocimiento y la memoria institucional desaparece cuando se recambian funcionarios. La burocracia hace que formar una empresa en la Argentina tarde más de 2 meses. Los mecanismos de control también fallan.
No existe un plantel bien remunerado y comprometido con el interés nacional y con políticas de estado, se eligen por amiguismo o clientelismo. Un gobernador saliente en 2007 dejó  cientos de nombramientos de favor. Así se reduce la capacidad de acción de los nuevos gobernantes.

Un equipo profesional no minimiza la política, le otorga capacidad de gestión para alcanzar sus metas. Se necesita un plantel permanente, independiente y bien pago. El ingreso debe ser a través de exámenes rigurosos y  la idoneidad el criterio de promoción. Al jerarquizarlo se  recupera su prestigio social  como ocurre en los países que funcionan bien.

Nacidos para crear. ¿Qué pueden hacer los ciudadanos de un país donde se mata a las gallinas productoras? Deben aprender y practicar el principio de la creación: el hombre fue creado a imagen y semejanza del gran creador. Deben darse cuenta que la mayoría prefiere refugiarse en la rutina adoptando hábitos que luego terminan creándolos a ellos. Entonces, procediendo de este modo, ellos mismos están matando a la gallina de los huevos de oro  que llevan dentro porque no accionan su capacidad natural de generar ideas y proyectos.

Un gigante dormido. De tanto repetirse el hombre ha descuidado la producción de huevos de oro. La capacidad de generarlos está dormida en el hemisferio derecho de su cerebro.

Cómo poner huevos de oro. Es un proceso que demanda capacitación, los huevos de oro no provienen de la nada. En primer lugar el hombre debe saber para qué vino a este mundo, acceder a la inteligencia espiritual será su fuente de energía. Luego el aparato reproductor convertirá el espíritu en materia. El segundo paso es hacer circular la energía por la vía emocional, acertar en la elección primaria hace que el corazón vibre de alegría. Esa fuerza energética necesita una salida, son las ideas las ventanas que comunican con el mundo, sin ellas la energía choca con murallas que las paralizan en lugar de encontrar puentes por los cuales circular. Así se llega el plan estratégico, la creatividad bohemia solamente calienta la pava. El pensador estratégico le da una dirección a la creatividad. Se preguntará ¿dónde estuve ayer? ¿dónde estoy hoy? ¿dónde quiero estar mañana? ¿cómo haré para conseguirlo? Para ejecutar el plan alinea los recursos, su capacidad ejecutiva, el equipo de aliados estratégicos. Su inteligencia social debe incluir la capacidad de comunicación y el marketing personal y digital.

El sueño del granjero de tener una mina de oro resulta de tanto de la capacidad de producir ideas como la de llevarlas a la práctica, se trata de aprender a transformar espíritu en materia.

Una fábrica de ideas requiere también del componente social, es construir una red de relaciones productivas. También necesita del control del resultado, el feedback continuo del avance de las ideas con la realidad es lo que impide que un error se convierta en hábito.

 

 

*CEO de Ilvem, Contador Público y Licenciado en Administración de empresas (UBA). Contacto horaciokrell@ilvem.com

 

* Horacio Krell. Director de Ilvem. Secretario de rel. internacionales de UAF  Unión Argentina de Franquicias y Propulsor de UP  Unión de Permutas. Consultas a   horaciokrell@ilvem.com.

 

Ilvem es una entidad educativa cuya misión es el desarrollo de la mente humana en el marco de la teoría de las inteligencias múltiples (espiritual, emocional, intelectual, creativa, artística, estratégica, corporal, social, comercial, comunicacional y digital).

 

Informes en www.ilvem.com o al teléfono 48215411.

Banderas Países
Bullet Contáctenos linea

Hacenos tu consulta!
Completá el formulario y te
responderemos a la brevedad!


Muchas Gracias!

ó llamanos al
+5411 3220 5526
+5411 4821 5411
Llamanos
 
Bullet Redes Sociales linea
iconos redes sociales


Dirección:
Mansilla 3037 PB - (C1425PBK)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina


Powered by Eurofull Mendoza