Aprender del error

                                   EL ARTE DE LA MOTIVACIÓN * por Horacio Krell

 


Es detectar la diferencia entre lo que es y lo que debería ser, entre el deseo y el logro y aprovechar ese desvío como desafío y como comienzo del aprendizaje.

Aprender del error. El que no hace no se equivoca pero tampoco aprende. Para aprender del error hay que conocer su causa. Luego el feedback con la realidad impedirá que el error se convierta en hábito. El problema para detectarlo es que la evidencia no es inmediata.

 

Si encerramos a un perro y situamos afuera la comida el perro buscará salir hasta que por casualidad presione el dispositivo de salida. Repitiendo la prueba aprenderá, habrá creado un reflejo condicionado. Cuando enfrentamos situaciones nuevas sobre las cuales no hay memoria ni reflejos practicamos por ensayo y error, modificamos el medio y el medio nos modifica: si nuestra conducta nos beneficia la aprendemos, si no sirve desaparecerá.

 


Error bueno y error malo. El hombre es el animal que choca dos veces con la misma piedra. Error repetido es error malo, error bueno es el error nuevo. Para Einstein es una locura pensar en mejorar haciendo más de lo mismo. Edison agradeció a sus 999 errores en la invención de la lámpara eléctrica porque le enseñaron lo que no debía hacer. Para Pareto el 20% de los factores inciden en el 80% del resultado. Otro error es no saber administrar el tiempo.

 

 

Tipos de error.

Por desconocimiento. En el siglo XVII  un sabio dominaba el saber de su época. Hoy el conocimiento crece en forma exponencial y ningún sabio puede cobijarlo.

Por conocimiento. Es el error del especialista que tiene un martillo y todo lo que ve le parece un clavo. Barre la basura debajo de la alfombra, ve según el color del cristal con el que mira. Khun llamó paradigma a lo que no se cuestiona, cultiva la obediencia y no la curiosidad.

Aprender del error de gestión. La mayoría sabe lo que no quiere y sus defectos pero no sus virtudes y deseos. En vez de gestionar incompetencias conviene desarrollar las fortalezas. Pero la educación prefiere convertir la incompetencia en mediocridad, en lugar de transformar la competencia en excelencia. No se da cuenta que el sí es más fuerte que el no. Fortalezas son las capacidades de crear, analizar, aprender, hacer, socializar; conocerse y actuar en consecuencia. El principal error es no encontrarle el sentido a la vida. La mejor estrategia es interrogarse ¿Dónde estaba ayer? ¿Dónde estoy hoy? ¿Dónde quiero estar mañana? ¿Cómo haré para conseguirlo? Sin inteligencia la fortaleza es ciega.

El pasado aporta la experiencia y el conocimiento, el presente la novedad y la información, el futuro el deseo y la imaginación. Para aprender del error hay que evitar la trampa del pasado que aplica recetas a contextos diferentes y la trampa del presente que se atiene a los hechos perdiendo de vista los valores. El error es olvidarse de construir el futuro. Como lo que no se usa se pierde hay que repetir el  feliz encuentro entre la fortaleza y la oportunidad.

Las ventajas del error. El error inicia la búsqueda. Para que exista un problema  hay que aceptarlo como tal, debe estar al alcance intelectual y querer resolverlo. El problema es el motor de la inteligencia, el pensamiento su instrumento y el error la evidencia de la causa. Lincoln perdió 49 elecciones antes de ser  presidente de EEUU. Errar es la  materia prima del aprendizaje, la historia está llena de errores afortunados. Fleming ideó la penicilina  viendo como el moho contaminaba sus platos. Al caer nos levantamos apoyándonos en el lugar en que caímos, así la dificultad engendra la solución. Cuando la arenilla penetra  por error en la ostra que la enquista, ésta segrega una sustancia que se endurece y la convierte en perla.

La mala educación castiga el error y premia a quien lo oculta. Watson ex presidente de IBM dijo: “el buen juicio viene de la experiencia, la experiencia viene del mal juicio”. Mirando hacia adentro el inconsciente es el alimento,  mirando hacia fuera, el error, el accidente y los límites son perlas, si los sabemos cultivar. Pasteur decía que el azar favorece a las mentes preparadas. Hay descubrimientos en los que prevalece el azar, como la manzana que cayó en la cabeza de Newton y encendió las luces de la gravitación universal. Pero no es cuestión de suerte, la nariz tiene que estar entrenada. Para Freud la herejía de una época es la ortodoxia de la otra. Un loco comete un error hasta que su idea tiene éxito, entonces se lo considera un genio.

Controlar las hipótesis. Tenemos necesidad de confiar en que las cosas ocurrirán de cierta manera: suponemos que comprendemos a quien nos habla, que nos dice la verdad y que por algo lo hace. Pero si  sospechamos podemos negar las presunciones de verdad o de valor.

El pensamiento único intenta ocultar las diferencias particulares. Para no caer en la trampa del error inducido, hay que tener virtudes personales y argumentales: objetividad además de subjetividad, explicación sin acomodarla a la creencia, contraste de los supuestos con la realidad y predicción para comprobar el acierto o el error. Pensar implica dominar el pensamiento crítico, el pensamiento creador y el pensamiento estratégico.

La ley del error. Según la ley de Murphy  “todo lo que puede salir mal va a salir mal”, el error es la posibilidad más posible. El antídoto es ser previsor en los detalles y no tener creencias muy rígidas. El que es dogmático no piensa, su creencia se lo impide.

Aprender del error es observar la relatividad del conocimiento -porque cambia con el avance de la ciencia- y de la imaginación –porque nada se crea de la nada-. El conocimiento nos hace razonables y adaptados al mundo, la imaginación nos hace irrazonables y que mundo se adapte a nuestras ideas. Su combinación, el poder inteligente, es querer con eficacia.

Para sacar provecho del error hay que reconocerlo y enfrentar la cultura del castigo y del miedo. Luego debemos reparar el daño. Por último aprender del error como la diferencia entre el fracaso y el éxito incorporándolo cómo método para mejorar el rendimiento futuro.

Enseñemos a los niños a experimentar, a cuestionar, a equivocarse: en el mundo externo para acercarse a la verdad y en el mundo interno para conocer su misión, su genio interior y el legado de los griegos: “conócete a ti mismo”.

Por la ignorancia nos equivocamos, y por las equivocaciones aprendemos del error.

 

* Horacio Krell. Director de Ilvem. Secretario de rel. internacionales de UAF  Unión Argentina de Franquicias y Propulsor de UP  Unión de Permutas. Consultas a   horaciokrell@ilvem.com.

 

Ilvem es una entidad educativa cuya misión es el desarrollo de la mente humana en el marco de la teoría de las inteligencias múltiples (espiritual, emocional, intelectual, creativa, artística, estratégica, corporal, social, comercial, comunicacional y digital).

 

Informes en www.ilvem.com o al teléfono 48215411.

 

Banderas Países
Bullet Contáctenos linea

Hacenos tu consulta!
Completá el formulario y te
responderemos a la brevedad!


Muchas Gracias!

ó llamanos al
+5411 3220 5526
+5411 4821 5411
Llamanos
 
Bullet Redes Sociales linea
iconos redes sociales


Dirección:
Mansilla 3037 PB - (C1425PBK)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina


Powered by Eurofull Mendoza