Cambiar carbono por neuronas

                                   EL ARTE DE LA MOTIVACIÓN * por Horacio Krell

 


 

CAMBIAR CARBONOS POR NEURONAS

 

El  5 de junio fue celebrado el Día Mundial del Medio Ambiente proclamando la necesidad de nuevos hábitos: cambiar carbonos con neuronas. Cada argentino emite 5,7 t de carbono por año en el uso de transportes y la producción de desechos.

 

Esta cifra fue suministrada por  Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo advirtiendo que el dióxido de carbono es uno de los principales responsables del calentamiento global.  

 

El carbono como adicción. Una adicción moderna es a las fuentes de energía basadas en el carbono. El lema de la edición 2008 del Día Mundial del Medio Ambiente -"CO2 ¡Deja el hábito!"-, promueve la reducción del uso de combustibles fósiles que lleva a la emisión de carbono a la atmósfera y su reemplazo por energías renovables.

 

Cambiar carbonos con neuronas. La presión para disminuir emisiones es mundial. Las emisiones están asociadas al crecimiento económico. Sería  posible crecer emitiendo menos disminuyendo la intensidad de las emisiones con leyes como prohibir el desmonte, incentivar el uso de energías renovables, etc . Esta adicción es terrible. Nos consume y nos controla, nos hace negar verdades importantes y no nos permite ver las consecuencias de lo que hacemos. Usando mal el cerebro perjudicamos al medio ambiente con nuestro modo de ser y de hacer.

 

El mal uso del cerebro crea carbono. El hombre como animal de costumbres se hizo adicto al consumo. Usa más energía exterior y menos empowerment (poder  interior). Posee más información pero menos conocimiento y casi nada de sabiduría. Accede a la información " Cada argentino emite 5,7 t de carbono", pero no sabe que hacer con ella.

 

El poder inteligente es querer más eficacia y es el que conecta mejor al hombre con el mundo. Los métodos son la mayor riqueza, sin ellos no se puede afrontar el crecimiento de la información ni los mandatos de la sociedad del consumo. Por eso se recurre a  la fuerza bruta (combustibles fósiles y derivados) y no al poder suave de la inteligencia (energías renovables).

 

La carrera de las ratas. El consumo desenfrenado nos lleva al burned out (cerebro quemado), quemado por desconexión con nuestra fuente interior: el autoconocimiento y la metodología. Para que la energía se recicle deben asociarse el coeficiente intelectual que permite comprender la situación e inventar la solución, el coeficiente emocional para ver la cara positiva, y  el coeficiente de tenacidad para aprender del error y superar los obstáculos. El estado de flujo de rendimiento óptimo promueve la potenciación  de las aptitudes naturales.

 

En lugar de proveer el pan, la naturaleza nos da trigo, en vez de ladrillos nos brinda la arcilla. Nosotros hacemos el pan y los ladrillos. Así acompañamos la creación, creyendo con  fe emprendedora que lo definitivo, es momentáneo, reconfigurable y  virtual por excelencia.

     

En lo innato los genes son la unidad biológica creadora de rutas de mensajes codificados y predeterminados. En lo adquirido hay unidades culturales como soporte de nuestras creencias denominadas  memes por asociación entre gen y memoria y que se propagan de mente en mente aprovechando las conductas de imitación. A los genes o a los memes sólo les preocupa reproducirse. Cuando son virtuosos no hay problema, pero recordemos que los virus ingresan a las células y las hacen actuar en sentido contrario a nuestra  conveniencia.

 

La ley  de Pareto. El 20 % de los factores incide en el 80% de los resultados, cuando todo es importante, nada lo es. La clave es seleccionar las  prioridades y asignar los recursos.

 

Hablemos de la mentalidad del bombero: se corre mucho y se consigue poco, los mejores jugadores saben parar la pelota. El equilibrio entre Producción (eficacia) y Capacidad de Producir (eficiencia) se ve en la historia de La Gallina de los Huevos de Oro: el dueño la mata creyendo hacerse rico. La efectividad equilibra la producción con la capacidad de producir.

 

El efecto palanca. Es obtener el máximo resultado con el menor esfuerzo posible. Para quitarnos el  chaleco de fuerza que traba nuestro potencial, se precisan  conductores: Claridad en el querer. Compromiso con el trabajo y no con el dinero que sólo compra la satisfacción. Adaptación  de la acción al talento y a los objetivos. Operación de  sistemas y recursos adecuados. Alianza estratégica en un coro armónico con los demás.

 

Sin inteligencia espiritual creamos autómatas altamente capacitados. Para que la tecnología se humanice debe congeniar con la fuente. El espíritu individual y social se nutren, la enfermedad del espíritu se paga, la bancarrota espiritual  precede a la quiebra económica.

 

¿Debo hacerlo? Es la pregunta que moviliza la inteligencia espiritual. Somos libres para elegir nuestras acciones pero no podemos evitar sus consecuencias. Para cambiar carbonos por neuronas imitemos a la batería del auto: si la usamos para iluminar se arruina, si la conectamos con el encendido del motor se recarga de manera continua.

 

* Horacio Krell. Director de Ilvem. Secretario de rel. internacionales de UAF  Unión Argentina de Franquicias y Propulsor de UP  Unión de Permutas. Consultas a   horaciokrell@ilvem.com.

 

 

Banderas Países
Bullet Contáctenos linea

Hacenos tu consulta!
Completá el formulario y te
responderemos a la brevedad!


Muchas Gracias!

ó llamanos al
+5411 3220 5526
+5411 4821 5411
Llamanos
 
Bullet Redes Sociales linea
iconos redes sociales


Dirección:
Mansilla 3037 PB - (C1425PBK)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina


Powered by Eurofull Mendoza