Autoestima

                                   EL ARTE DE LA MOTIVACIÓN * por Horacio Krell

 


 

AUTOESTIMA

La autoestima responde a una pregunta: ¿me quiero mucho, poquito o  nada? Si nada me quiero a nada me atrevo. Si me quiero mucho puedo realizar todos mis proyectos.

La autoestima es un capital invisible como todos los valores, pero también es un factor clave para sobrevivir en un entorno competitivo.

No puede haber autoestima sin autoconocimiento. Autoconocimiento es el proceso de  conocer al ser que vive en nosotros desde que nacimos. Parece sencillo pero no lo es. 

El peor enemigo es ir a la deriva. El que siente que se  dirige a concretar su misión  se energiza, el que no va para ningún lado se detiene. El primer paso es descubrir  el mensaje socrático: “Conócete a ti mismo”. Sin saber quienes somos nos dirigen desde afuera nuestros padres, maestros, amigos o autoridades.  

Conocerse es  como tener la brújula que orienta y  alumbra el camino. Séneca dijo: no hay vientos favorables para el que nos sabe a dónde quiere llegar.

Las personas más felices son las que saben lo que quieren y tienen la sana autoestima que les asegura que pueden alcanzarlo. Pero hay que superar algunas trabas:

* Tenemos demasiadas opciones y para un indeciso no hay nada peor que el surtido.

* Somos libres de elegir pero tenemos miedo de ejercer esa libertad.

* Las urgencias nos engañan y  no nos animamos a alcanzar nuestros sueños.

* El reproche es: si realmente lo queremos porque no salimos a conseguirlo.

No se trata tan solo de perfeccionamiento o de tener un pensamiento positivo. Lo imprescindible es detectar lo que uno quiere y hacer algo para conseguirlo.

Cada persona recibe un mensaje de lo que se espera que sea que se esconde como una resistencia y aparece siempre con una voz muy potente que le dice: fracasarás.

La autoestima hoy. Esta época de cambios demanda  recursos psicológicos nuevos: donde había repetición se necesita innovación, donde regía la obediencia se pide independencia, donde existía centralización hay delegación. 

La autoestima se nutre de dos fuentes: la satisfacción con uno mismo y el reconocimiento de los demás, y la autopercepción define el comportamiento. Cuanto más baja es la autoestima más se busca la aprobación de los demás y la base  del éxito consiste en agradar a todo el mundo. Matemáticamente la autoestima representa la diferencia entre lo que uno es y lo que querría ser. 

El exceso en el ideal también contribuye a la rebaja de la autoestima.

Como la mente tiene la capacidad autosugestiva de transformar en acto lo que se decide a aceptar, aquello en lo que se cree se concreta mejor. 

La autoestima es  la convicción de que se  poseen los recursos  necesarios para alcanzar la felicidad y afrontar las dificultades.     

El nivel actual de autoestima.  Conocerlo es la clave para superarlo: por eso es importante saber ¿dónde estaba ayer, dónde estoy hoy, dónde quiero estar mañana y como haré para conseguirlo? Tomar conciencia de la realidad evita reprimirla o  negarla y abrirse a la información buena o mala, analizar sus causas, actuar  sin instrucciones detalladas, invertir en innovación, en mejorar.

Aceptar el problema  Para resolverlo no basta con que esté al alcance intelectual ni que se pueda actuar; hay que aceptarlo. Aceptar como uno es y lo que quiere, porque si el querer es grande el obstáculo se vuelve pequeño. 

Crear autoestima en los demás. Cuando fomentamos la autoestima en los que nos rodean mejoramos nuestro capital social. Implica respeto, criticar con propuestas, señalar las consecuencias del error y hacerlo en privado.

Asumir la responsabilidad  Salir de la tentación de buscar culpables reconociendo los errores. Para que otros crezcan hay que aumentar y clarificar su campo de acción, premiar la iniciativa y sostener pautas de rendimiento.

Ser auténtico Es defender lo que se piensa aunque no  nos convenga. Para generar autenticidad en los demás debemos permitirles aprender de la experiencia, equivocarse sin temor, respetar el disenso, cambiar la cultura autoritaria y que cada cual pueda hacer lo que le gusta.

Tener un rumbo Relacionar lo que se hace con lo que se pretende,  ser proactivo y no reactivo. Para enseñar a lograrlo hay que otorgar poder de decisión y recursos, ayudar a coordinar objetivos personales e institucionales y a comparar los  resultados con las metas.

Ser congruente  cumplir con los compromisos. Quien  traiciona se traiciona. Predicar con el ejemplo, reconocer el error, alentar a que lo critiquen, fomentar la ética, evitar el  haz lo que yo digo pero no  lo que yo hago. 

La autoestima es un capital individual y social. Por eso hay que incentivar los valores que la promueven en lugar de castigar  o  ignorar a nuestros aliados estratégicos. Así sabrán lo que nos importa y no lo que proclamamos. 

Autoestima es alto rendimiento, es respeto y  escucha, es dominar al miedo, es delegar para que arriesguen sin el doble discurso: “arriesguen pero no fallen”, es reconocer aciertos, humanizar las relaciones, es lograr que el aprendizaje continuo se convierta en una forma de vida.

Para motivar  hay que ganar su mente y su corazón. No consiste en tratar al semejante como uno quisiera ser tratado, sino como él prefiere que lo traten. 

Sumando a la autoestima propia la de los demás creamos una fuerza poderosa: la autoestima social. Proyectemos el concepto: cómo sería una sociedad donde todos sus miembros tuvieran muy alta su autoestima.

Si querer es poder quererse es lo que potencia el rendimiento.

El secreto de la autoestima. Hay un factor común que caracteriza a los que tienen alta su autoestima: Tienen los ojos en el cielo y los pies en la tierra, son optimistas. No son como el iluso que construyen castillos en el aire. La autoestima se sostiene como vimos en valores pero taambién son necesarios los métodos. Los métodos son facilitadores de la acción y proveedores de confianza. Los métodos son la mayor riqueza del hombre.

* Dr Horacio Krell. Director de Ilvem. Secretario de rel. internacionales de UAF Unión Argentina de Franquicias y propulsor de UP Unión de Permutas. Consultas horaciokrell@ilvem.com.

Ilvem es una entidad educativa cuya misión es el desarrollo de la mente humana en el marco de la teoría de las inteligencias múltiples (espiritual, emocional, intelectual, creativa, artística, estratégica, corporal, social, comercial, comunicacional y digital).

Informes en www.ilvem.com o al teléfono 48215411.

 

Banderas Países
Bullet Contáctenos linea

Hacenos tu consulta!
Completá el formulario y te
responderemos a la brevedad!


Muchas Gracias!

ó llamanos al
+5411 3220 5526
+5411 4821 5411
Llamanos
 
Bullet Redes Sociales linea
iconos redes sociales


Dirección:
Mansilla 3037 PB - (C1425PBK)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina


Powered by Eurofull Mendoza