Imperios del conocimiento e imperios de la mente

                                   EL ARTE DE LA MOTIVACIÓN * por Horacio Krell

 


 

IMPERIOS DEL CONOCIMIENTO E IMPERIOS DE LA MENTE

¿A dónde nos llevó el conocimiento?, ¿por qué el hombre no progresó como la tecnología? Imperios del conocimiento e imperios de la mente deberían asociarse.

Hoy transitamos de la economía tradicional a la economía del conocimiento. Un joven llamado Bill, quien no terminó sus estudios en Harvard, logró tanto dinero como el que producen los habitantes de varios países juntos. Si Bill cambia sus cuentas de bancos mueve la economía de un país. Esto distingue a la vieja de la nueva economía. 

Con la historia no basta. Hay países milenarios y pobres como Egipto y otros que se convirtieron en ricos como India o China. Hay países jóvenes y ricos como Australia y Nueva Zelanda. En algunas regiones 3 de 4 países se crearon en los últimos 50 años, en América Latina no. Aquí se piensa en crecer controlando el presupuesto, la inflación  y exportando materias primas. Un país no es inmune a la tecnología, su edad no hace la diferencia, si no genera tecnología puede volverse irrelevante y hasta desaparecer.

No son su tamaño ni sus recursos. Japón es un territorio pequeño que no sirve para la agricultura ni la ganadería, pero su territorio es una fábrica flotante que importa materia prima de todo el mundo, la convierte y  exporta generando riquezas. Suiza sin océanos tiene una flota muy importante, sin cacao produce el mejor chocolate del mundo, cultivando el suelo 4 meses al año genera productos lácteos de calidad, exporta servicios y por su seguridad y orden  es la “caja fuerte” del mundo. El éxito de un país no depende de  sus recursos, prevalece el conocimiento. América Latina duplicó sus patentes  pero Corea las llevó de 50 a 3400 al año. En 1999 IBM produjo tantas patentes como167 países juntos.

No es la inteligencia de su gente. La nueva economía es portátil, los países exitosos importan cerebros que son tan valiosos como el petróleo. Los que no generan patentes y empresas acabarán quebrando. La inteligencia no es la diferencia, la gente de los países pobres sobresale afuera. Tampoco es la habilidad de los ejecutivos, ni la raza: cuando emigran, los “ociosos” de América Latina, demuestran tener una gran fuerza productiva. 

El nuevo mapa. El 12/10/1492 Colón cambió el mapa del mundo. El 12/10/ 2001 cambió el mapa de la Humanidad: Watson y Creek  renovaron la forma de entender la vida. Mientras unos hacen fábricas otros desarrollan educación y ciencia, crean ordenadores que se incorporan a productos, piensan en máquinas con conciencia sin cables ni circuitos que usarán ondas cuánticas y su tamaño atómico. La biónica fusionará  la máquina y el cerebro.  

Si detrás de la apariencia de un producto está el conocimiento que lo hizo posible, en una semilla se esconde un código similar al digital escrito en el ADN. Lo que tiene vida en el planeta está codificado. Dupont cambió el código genético del maíz y obtuvo una fibra como la seda. El 85 % del código genético del animal es igual al humano. 

¿Cuál es la verdadera diferencia? ¿Por qué el hombre se convirtió en el dominador del planeta y no los animales de gran tamaño, fuerza, capacidad de volar o nadar debajo del agua? Porque el hombre superó su código genético. Al tallar el alfabeto en su cerebro logró una capacidad formidable para almacenar, crear, usar, transmitir y recibir conocimientos. 

El homo sapiens se comunicó con dibujos en las cuevas, los chinos y japoneses con un alfabeto complicado. Los griegos, los árabes y los europeos lo redujeron a 30 signos y se comunicaron mejor y más rápido. Hoy la civilización dominante habla un idioma más sencillo basado en el 0 y el 1: el alfabeto digital. Los países que lo dominan son ricos. Los otros no producen computadoras ni teléfonos digitales,  y se vuelven cada vez más pobres. Ellos pueden transmitir en 1.6 segundos la biblioteca completa del congreso de EEUU por fibra óptica y manejan la economía mundial. El alfabeto dominante es genético-digital, quienes lo entienden dominan el mundo. Antes la agricultura era clave hoy sólo es el 4% de la economía. Los comodities valen el 20% de su precio en 1845. Los memes son genes culturales, códigos que el hombre inventó para optimizar lo innato con lo adquirido.

Imperios del conocimiento e Imperios de la mente. Hay un abismo entre el avance tecnológico y el progreso humano. La tecnología subió por el ascensor y el hombre por la escalera. Se confundió información,  conocimiento y sabiduría. La sabiduría es el arte de vivir, la actitud que caracteriza a los sabios. Pero los sabios surgen en sociedades sabias, en la conexión necesaria entre la inteligencia individual y la social.

Pero hoy no se enseña filosofía, literatura o historia. Aristóteles, aprendió de todo y todo le interesó. Fue reconocido como el hombre más sabio de su tiempo. La educación no sabe despertar intereses diversos porque hoy los jóvenes tecnológicos creen que lo saben todo.

¿Para qué sirve saber? Sirve para desarrollar “el arte de vivir”. 

Las ciencias perfeccionan el sentido común, brindan la noción del orden natural para comprender y gobernar el mundo, cambiar la superstición por explicaciones demostradas, disciplinar la inteligencia y  estimular la creatividad. La tecnología le da poder al hombre sin modificar su esencia espiritual. Le da poder, pero no lo transforma. 

La educación debería desarrollar la asociación estratégica entre el espíritu humano, la tecnología y una ética para el futuro; es su asignatura pendiente para que las aptitudes sirvan al individuo y a la sociedad. Esto demanda crear una mente rigurosa, inteligente, creativa, independiente, ordenada, laboriosa, tranquila y concentrada; más un ambiente estimulante, con maestros capaces, recursos disponibles y corrupción cero. 

Un país no debe esperar que mentes sabias surjan por milagro, ni  explotar la vocación o el heroísmo. Los grandes hombres fueron cultos y especializados en un arte o ciencia. 

La ciencia sin conciencia es la ruina del hombre. Decía Pascal. El conocimiento del lado de los poderosos llevó al mundo a una crisis que estremece: ¿podrá sobrevivir el hombre? Añoramos la sabiduría que se perdió con el conocimiento y con la información. Por eso los imperios del conocimiento e imperios de la mente tienen que diseñar la revolución cultural que potencie el poder de la mente, la mejor herramienta del hombre. 

Einstein dijo: “Todos los imperios del futuro van a ser imperios del conocimiento, y solamente serán exitosos los pueblos que entiendan cómo generar conocimientos y cómo protegerlos; cómo buscar a los jóvenes que tengan la capacidad para hacerlo y asegurarse que se queden en el país. Los otros países se quedarán con litorales hermosos, con iglesias, minas, con una historia fantástica; pero probablemente no se queden ni con las mismas banderas, ni con las mismas fronteras, ni mucho menos con un éxito económico”.

 

* Dr Horacio Krell. Director de Ilvem. Secretario de rel. internacionales de UAF Unión Argentina de Franquicias y propulsor de UP Unión de Permutas. Consultas horaciokrell@ilvem.com.

 

Ilvem es una entidad educativa cuya misión es el desarrollo de la mente humana en el marco de la teoría de las inteligencias múltiples (espiritual, emocional, intelectual, creativa, artística, estratégica, corporal, social, comercial, comunicacional y digital).

  

Informes en www.ilvem.com o al teléfono 48215411.

 

Banderas Países
Bullet Contáctenos linea

Hacenos tu consulta!
Completá el formulario y te
responderemos a la brevedad!


Muchas Gracias!

ó llamanos al
+5411 4827 5374
+5411 4821 5411
+5411 5422 4742
+5411 3220 5526
 
 
 
Llamanos
 
Bullet Redes Sociales linea
iconos redes sociales


Dirección:
Mansilla 3037 PB - (C1425PBK)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina


Powered by Eurofull Mendoza