Aprender a mirar

                                   EL ARTE DE LA MOTIVACIÓN * por Horacio Krell

 


 

APRENDER A MIRAR

¿Es  posible aprender a mirar?

La observación creativa es la clave del progreso: durante siglos se quiso medir el tiempo separando el  día de la noche, pero ambos variaban su duración. Recién lo consiguieron al dividir la jornada total en 24 horas. Se necesitó cuestionar la continuidad  para romper con el piloto automático. La lógica automatiza y redefine lo que ingresa a la mente, las palabras etiquetan los conceptos y éstos condicionan la conducta.

Para aprender a mirar de un modo distinto la creatividad y los proyectos deben incidir desde el comienzo de la percepción.  Asociarnos a la vida nos hace sentir, alejarnos facilita pensar. La razón tiene una cara mecánica y otra que descubre sentidos, lee ideas y las convierte en pensamientos iluminadores y en valores del corazón, pero la tensión entre juicio y argumentación es irrenunciable porque toda observación está cargada de teoría.

Aprender a mirar. El arte de la observación es vivencial  pero se nutre de la historia del conocimiento. Por eso Newton dijo: “No soy un genio, estoy parado sobre las espaldas de gigantes”.  El buen observador se conoce porque siempre  actualiza la  hoja de su vida: el CV donde  inscribe la experiencia y expresa el ideal de una vida plena.

Su distancia con respecto a los logros provoca el desafío de la doble mirada: una dirigida hacia los sueños y otra hacia la realidad. Encendido el motor de la búsqueda interior, la mirada puede eludir cualquier obstáculo y la recompensa es la  tarea bien hecha y el deber cumplido. El interés es el factor clave de la observación: en la ansiedad  inhibe, en el aburrimiento es intermitente, en la apatía desaparece; en cambio, el estado de flujo que genera la experiencia óptima, se optimiza en la tarea que se efectúa con placer y sin cansancio.

La motivación  ensamblada con la acción produce la energía; para que esta conexión sea creativa, la  mirada debe atender  a las interrupciones inesperadas en el  sueño y la vigilia como señales  del inconsciente.

La mirada externa se nutre de la interna. Hay quienes  buscan los sucesos  y quienes tratan de evitarlos, el piloto automático que esquiva los estímulos no deseados debe transformarse en creador de oportunidades. Hechos, signos e ideas son los universales de la experiencia. Hay dos maneras de crear con la mirada: hacia adentro, haciendo parir ideas; o hacia fuera; reinventando la realidad; y en ambas actúa la curiosidad como la luz que ilumina la mente y  la impulsa  a pensar  y  concluir de diferentes  maneras.

Una conclusión surge de generalizar , deducir   o adivinar. Inducir, deducir e inferir son  los caminos. La deducción depende de sus premisas  y  asociaciones e intenta evitar razonamientos psicológicamente atractivos pero incorrectos. Pero la lógica cuando llega al resultado se detiene, no desea generar algo nuevo.

El sistema perceptivo humano filtra, organiza , dirige la información y promueve el desenlace. Para aprender a mirar  hay que reconfigurarlo para que no se mecanice, manejando manualmente  la llave de la atención, tomando conciencia y registrando los procesos para rediseñarlos.

Este acertijo explica los límites de la observación: “Tres hombres soltaron una madera en sitios distintos. Una cayó, otra subió y la tercera no se movió. La que cayó fue arrojada en la tierra, la que subió fue dejada por un buzo en las profundidades y la que  no se movió fue soltada por un astronauta en su nave, sin el efecto gravedad. El contexto hizo la diferencia, no existe la inmaculada percepción.

El sistema perceptivo es activo, estructura  patrones para hacer la vida más fácil, sin ellos tardaría horas elegir una corbata. Estos estereotipos  evitan el caos de elegir entre miles de opciones, pero automatizan. Se puede evitar su carga negativa, provocando el estado de flujo con inteligencia emocional

Aunque para pensar  la mente necesita un objeto,  hay una intención que provoca su elección. Sin embargo, al cabo de un tiempo, la rutina impide ver lo nuevo. Para evitar que el poder de la costumbre produzca  acciones sin  sentido, hay que priorizar  los intereses y  organizarlos en planes que apunten al futuro. La razón humana  no es abstracta, es  interesada, y encarnada en un cuerpo que sufre y que goza.

La atención se complica porque  la razón es  limitada. Se dirige al objeto desde un punto de vista y no puede ver el conjunto o, abstrae y se pierde los detalles. El punto ciego es inevitable: siempre ronda la presencia de la ausencia de lo que no fue tenido en cuenta. Los riesgos que se corren son:  simplificar o complicar en exceso, ser objetivo o subjetivo,  negativo o positivo, jerarquizar más lo que es o lo que debería ser. 

La capacidad de observación depende también de la calidad de las  experiencias de vida. Cuanto más se fragmente una cultura, cuanto más se aísle, menor será la posibilidad de aceptar la diversidad  que ensancha  la capacidad de atención. Si todo juicio es un prejuicio es necesario atender a lo que nos pasa cuando algo nos impacta o lo ignoramos. Es imprescindible separar los datos de los fetiches y de los espejitos de colores.

El hábito de diferir  aplicado a la percepción desaprovecha la primera mirada pensando en la segunda, así se pierde la frescura de la primera ocasión. Cómo no existe una segunda oportunidad para la primera impresión la  mirada debe ser siempre nueva aun para dirigirse  a la misma realidad.

Una idea nueva, un descubrimiento o una observación creativa nos asemejan a la gallina de los huevos de oro. Al aprender a mirar todos los días entrenaremos esa mirada y no dejaremos que nos atrape la rutina y  sentiremos como una sangre diferente  recorre  nuestras venas transportando el líquido amniótico de la creatividad

* Dr Horacio Krell. Director de Ilvem. Secretario de rel. internacionales de UAF Unión Argentina de Franquicias y propulsor de UP Unión de Permutas. Consultas horaciokrell@ilvem.com.

Ilvem es una entidad educativa cuya misión es el desarrollo de la mente humana en el marco de la teoría de las inteligencias múltiples (espiritual, emocional, intelectual, creativa, artística, estratégica, corporal, social, comercial, comunicacional y digital)

Informes en www.ilvem.com o al teléfono 48215411.

 

Banderas Países
Bullet Contáctenos linea

Hacenos tu consulta!
Completá el formulario y te
responderemos a la brevedad!


Muchas Gracias!

ó llamanos al
+5411 3220 5526
+5411 4821 5411
Llamanos
 
Bullet Redes Sociales linea
iconos redes sociales


Dirección:
Mansilla 3037 PB - (C1425PBK)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina


Powered by Eurofull Mendoza