Slow down

                                   EL ARTE DE LA MOTIVACIÓN * por Horacio Krell

 


 

SLOW DOWN

¿Qué es el slow down?

Slow down es un movimiento que enfatiza lo cualitativo en la experiencia humana,  la calidad de vida y la valorización del lazo social en las relaciones económicas.

Se opone al estilo Fast life que acentúa el avance de lo cuantitativo, de la tendencia a la uniformidad, al pensamiento único y al individualismo extremo.

Slow down busca cambiar los paradigmas de  Time is money , “Más es mejor” y “ Primero yo”,  por  el principio de que las cosas se deben  hacer despacio y bien.

Estrés, cerebro quemado, fatiga crónica, depresión  y  un mundo hecho a la medida de  los ricos son el resultado de la sobreestimulación, de la sobreagenda y del pensamiento centrado en + dinero.

Los cultores del Slow Down o marcha lenta no se detienen, hacen las cosas al ritmo correcto, a veces con rapidez, otras veces lentamente. Tratan de trabajar para vivir y no de vivir para trabajar, de reinvindicar las culturas locales, la biodiversidad y el buen uso de la tecnología. Sostienen que la felicidad no debe ser pensada como la estación a que se arriba sino como  la mejor manera de viajar.

¿Dónde surgió?

La cultura de ir más despacio surgió en Roma, Italia, en 1986,  contra la apertura de un fast food junto a la escalinata de la Plaza de España y como respuesta al  Fast life. Y se sumaron especialistas e individuos provenientes de todas las áreas del conocimiento quienes fueron conformando una organización a la que denominaron Slow Food.

Comprobaron que  las personas que no varían lo que comen, no tienen amplitud de criterio, no pueden percibir las diferencias ni tener buena memoria  de olores y sabores. Su capacidad cognoscitiva disminuye y la comida se convierte sólo un combustible para el  cuerpo.

¿Se práctica en la Argentina? ¿Dónde?

El balneario Mar de las Pampas  propone  vivir sin prisa como una más de las "ciudades lentas" - 80 ciudades localizadas en todo el mundo-. Mar de las Pampas refleja el 50% de los principios Slow Down : ecología, infraestructura, promoción de productos locales, atmósfera amigable, calidad de espacio urbano, conciencia y divulgación. Preservan los recursos naturales, no sacan la arena de las playas , mantienen los caminos de arena consolidada sin asfalto; no aceptan antenas de tecnología contaminante, no talan los árboles, los restaurantes son atendidos por familias, tienen pocas mesas y la comida -casera y sana - tarda bastante en llegar a la mesa. Justamente tratan de ejercitar la habilidad de tomarse la vida con calma.

Comentarios sobre América Latina

Nos  teníamos que hacer el mismo recorrido que los europeos para ser como ellos. Perú, cuando llegaron los españoles, era un país floreciente, hoy es uno de los países más atrasados. ¿Por qué con más tecnología y  calidad de vida nuestros pueblos declinan? América latina nació con los tiempos modernos y creció mientras en Europa y los Estados Unidos  se desarrollaba la revolución industrial. El proyecto de imitación fracasó  en los países donde las condiciones materiales de existencia no se correspondían con las de Europa.

Ellos quisieron adecuarnos a sus hábitos y a sus modelos. Nuestros campos se llenaron de sus plantas y animales. Se fundaron ciudades como copias. Desde muy temprano fue menester acudir a la importación  para satisfacer el paradigma colonial.

La industria de punta nos llega mientras tengamos con qué pagar. Después nos convertimos en deudores morosos y la tecnología se va haciendo cada vez más cara. No se trata de volver al pasado, sino de construir el futuro, pero a partir de  nuestras condiciones materiales concretas.

¿Qué público lo utiliza más?

La gente que  se da cuenta y que tiene la posibilidad de cuestionarse sobre lo que está pasando: ¿Es necesario vivir tan acelerados? ¿Se disfruta? ¿Por qué nos seduce esa cultura? ¿Ganar dinero para asegurar el futuro requiere no gozar de lo cotidiano? ¿Por qué no caminamos al trabajo si está cerca? ¿Por qué no levantarnos antes y tomar un buen desayuno? ¿Por qué no dejar que la vida nos marque el ritmo? ¿ Puede sostenerse la alimentación humana con corporaciones que ofrecen dos o tres productos alimenticios standarizados?

¿Qué relación tiene usted con esta técnica?

Slow down no es una técnica todavía, tiene más bien la estructura de un concepto en formación. Por lo tanto mi relación esta orientada a la investigación y a la educación en hábitos productivos relacionados con mejorar la calidad de vida que es el principio fundamental de Slow down.

Ante los problemas del mundo creemos que todavía falta mejorar sensiblemente la respuesta educativa.

¿Por qué está bueno implementarlo?

Los paradigmas han cambiado, antes se pensaba que “a mayor esfuerzo mejores resultados” hoy se sabe que la calidad puede generar un efecto palanca sobre el rendimiento. Según un estudio realizado por el economista  Pareto  el 20% de los factores influye en el 80 % de los resultados. Lo importante es entonces saber en dónde hacer palanca para no gastar la energía inútilmente. Concentrados en lo que produce el mayor valor lograremos en menos tiempo mejores resultados.

¿Hay cursos de capacitación para enseñar la modalidad?

El problema de la baja calidad de vida es la consecuencia de no usar bien los recursos personales que sólo se utilizan en una mínima proporción de su capacidad potencial. Einstein decía que es una locura pensar en progresar haciendo más de lo mismo. Para vivir mejor  hay  que cambiar  los métodos, hay que reeducar a la mente.

Vivir a mil desconecta los sentidos de la conciencia, la tensión mata y la creatividad muere. La educación  Fast life  hace correr  a velocidades imposibles y no provee de los métodos facilitadores de la acción.

Quienes aprenden una metodología intelectual  Slow down  incrementan sus fortalezas y construyen desde una capacidad plena. La educación formal se ha concentrado en hacer que la incompetencia se convierta en mediocridad en lugar de lograr que la competencia individual se transforme en excelencia. Este es el desafío.

Se debe educar en el desarrollo de la inteligencia y no en hacer del cerebro un receptáculo de información. Hoy el sentido común parece ser el menos común.

Hay que  valorizar la lectura, caminar más, cocinar una receta de principio a fin, relatar cuentos a los hijos, practicar deportes, pasar más tiempo con amigos, aprender a crear buenas ideas.

¿Qué beneficios presenta para empresarios o gente que maneja dinero?

Armar equipos de gente feliz que concluye en menos tiempo su tarea y disfruta mejor de su tiempo libre mejora la productividad.

Vísteme despacio que estoy apurado, decía Napoleón. Una forma de Slow Down es el Slow Food que sugiere saborear  el alimento y disfrutar al prepararlo. Cuestiona la prisa y la locura por la cantidad versus la calidad. Según Business Week, los franceses trabajan menos horas pero son más productivos, no producen menos sino mejor.

Se busca atender a los detalles, retomar los valores esenciales de familia, amistad,  tiempo libre, elegir el presente concreto al global abstracto y anónimo, la simpleza de vivir, convivir en un ambiente más alegre y  realizar mejor lo que se sabe hacer.

La mentalidad de bombero hace que vivamos corriendo para terminar en el mismo lugar. Y  en el trayecto morimos por infarto o accidentes.

Así  nos olvidamos de vivir en el único tiempo real que es el presente. El tiempo es el recurso más democrático. La diferencia está en cómo lo empleamos. Lamentablemente hoy todos tienen reloj pero ninguno tiene tiempo.

La mejor forma de predecir el futuro es inventarlo.

¿Tiene algún maestro?

El maestro aparece cuando el alumno está listo. Las mentes estrechas viven en un mundo estrecho. El reciente libro Elogio de la lentitud del escocés Carl Honoré es un bestseller  traducido a 25 idiomas. De a poco, lo lento se pone de moda.  “Chi va piano va sano e va lontano. Chi va forte va a la morte”, quien va despacio, va lejos; quien corre se dirige hacia la muerte. Cada año 30 mil japoneses se suicidan porque no soportan esa vida. La tecnología crea sistemas tan veloces que no puedan usarse, software tan rápido que ni siquiera lo acepta la PC. ¿Para qué tanto apuro?

La tendencia es a trabajar por objetivos y no por horarios. Los humanos viven 700.800 horas y 70.000 las ocupan trabajando. Adoptando los principios de la vida Slow Down, atendamos a las 630.800 horas no laborales para ganar en  felicidad y tranquilidad mental.

¿Cree que va acrecer más con los últimos años o todo lo contrario?

Hay una contradicción en el mundo: mientras el hombre despedaza el medio ambiente surgen movimientos que apuntan en sentido contrario.  El problema es que el sistema  nos invita a vivir acelerados. Las empresas presentan su temporada de invierno cuando todavía estamos en verano. Se tiende a que todo funcione 24 horas, que la ciudad no duerma , a fomentar el consumo. Así proliferan la obesidad, el estrés, la felicidad aplazada por la angustia de posponer el placer a un futuro que  nunca se alcanza.

Slow Down  al intentar la desaceleración lucha contra la tiranía del reloj. Resalta valores como  la modestia, el pensar con grandeza, consumir menos, tomar conciencia que los horarios extremos amenazan la salud, la familia y las relaciones.

De este modo se consigue más eficacia, compromiso, y terminar la jornada  con una mejor disposición para disfrutar de la vida.

Comentario sobre el futuro de las ciudades.

Es en este contexto de luces y sombras se está decidiendo el futuro. EL  Instituto Worldwatch que analiza los principales problemas ambientales del planeta, informa que en 2008 más de la mitad de la población mundial (3200 millones de personas) residirá en grandes urbes. Las ciudades son motores de la  economía, pero también semilleros de alineación. Las batallas contra el sida, la falta de agua y el cambio climático, se darán en las ciudades.

Hasta comienzos del siglo XX, la mayoría  vivía en el campo y practicaba la agricultura de subsistencia. En 1950 sólo Nueva York y Tokio tenían poblaciones de más de 10 millones de habitantes. Hoy existen más de 20 megaciudades, pero para 2015 habrá 59 con  entre 1 y 5 millones de personas en Africa, 65 en América latina, y 253 en Asia. Y en 2030, 4 de cada 5 residentes urbanos estarán  conviviendo, muchos en viviendas miserables, los menos en  edificios confortables y las  autopistas estarán repletas.  Impidamos la internacionalización del Amazonas para que no se convierta en un negocio más de las superpotencias. Debemos  evitarlo si queremos – parafraseando a Borges- que nos una el amor y no el espanto.

El capitalismo del siglo XXI destruyó la sociedad industrial. Se tercerizaron las tareas no esenciales. Los ingenieros no ven a los obreros de la fábrica. Los empleados de  limpieza, de los comedores, de seguridad son contratados. Es una conversión del fundamento del trabajo en relación de dependencia, ahora los asalariados soportan los riesgos. Esto significa el fin de la solidaridad.

Hasta hace poco tiempo, en una ciudad los ricos y pobres se cruzaban en el mismo barrio y  sus hijos iban a veces a los mismos colegios. Hoy  se instalan comunidades muy cerradas donde los ricos construyen sus guetos y la única demanda social es “ la seguridad pública”. Los ricos se agrupan libremente obligando a los de abajo a hacer lo mismo.  La fuente de la plusvalía se desplazó,  la sociedad ya no se comprende a sí misma y ha perdido la brújula por recobrar el hilo perdido de su unidad.

¿Qué relación tiene usted con este movimiento?

Como dirijo un programa de desarrollo de la inteligencia individual y social, el movimiento  Slow down se vincula con la teoría y la práctica que nosotros enseñamos. La aceleración tiene sentido sólo si vamos  en la dirección correcta,  pero como la globalización  creciente incrementa notablemente las interacciones  nada fracasa tanto como el éxito pasajero por el cambio continuo.

Así el devenir es imposible de predecir y calcular, en cambio,  lo que sí  se puede construir es el futuro desde las fortalezas y desde una visión positiva del futuro deseado. Como dijo Séneca: “ No existen vientos favorables para el que no sabe a qué puerto quiere llegar”.

Antes el concepto de un mundo cerrado era caracterizado por la frase de Einstein: “ Dios no juega a los dados” hoy la teoría del caos afirma la existencia de un universo provocativo y creador. El hombre ha sido creado a imagen y semejanza del gran creador y el creador es el mejor imitador que tiene Dios en la tierra.

SI desea agregar algo, sera bienvenido con mucho gusto

Un buen ejemplo enseña mucho. Veamos como  Slow down privilegia la conveniencia social mientras el fast life  prefiere la  conveniencia individual

Este mail nos llegó de un argentino que trabaja en Suecia.

Una regla no escrita es que cualquier proyecto aquí demora dos años, aunque sea brillante.  La urgencia no surte efecto, los suecos debaten, se reúnen y trabajan, con un esquema Slow Down. Esto da resultados, conjugan la madurez con la tecnología .

Suecia es del tamaño  de San Pablo y tiene  2  millones de habitantes. Estocolmo, tiene  500.000 y Rosario 3  millones. Volvo la empresa en que trabajo  fabrica los motores para los cohetes de la NASA. No conozco un pueblo,  que posea más cultura colectiva.  Cuando llegué a Suecia, un colega me llevaba a la Volvo y  estacionaba el auto muy lejos de la entrada. Una mañana le pregunté por qué dejaba el coche tan lejos y  me respondió: Como llegamos temprano tenemos tiempo para caminar, y quien llega tarde es mejor que encuentre lugar cercano.  Fue suficiente para que yo revisara todos mis conceptos.

En el film "Perfume de Mujer" el ciego invita a la chica a bailar y ella responde: "No puedo, pues mi novio va a llegar en pocos minutos". Él  le dice: "Pero es que en un momento, se vive una vida", y la saca a bailar un tango. Es el momento esencial de la película.

John Lennon dijo: “La vida es aquello que nos pasa de largo mientras planeamos el futuro". Slow down es una propuesta para que la vida no nos pase de largo sin que la podamos vivir , disfrutar y dejar nuestra semilla.

* El Doctor Horacio Krell,  Contador Público y Licenciado en Administración es el director de Ilvem. horaciokrell@ilvem.com.

Ilvem es una entidad educativa cuya misión es el desarrollo de la mente humana en el marco de la teoría de las inteligencias múltiples (espiritual, emocional, intelectual, creativa, artística, estratégica, corporal, social, comercial, comunicacional y digital)

Informes en www.ilvem.com o al teléfono 48215411.

 

Banderas Países
Bullet Contáctenos linea

Hacenos tu consulta!
Completá el formulario y te
responderemos a la brevedad!


Muchas Gracias!

ó llamanos al
+5411 3220 5526
+5411 4821 5411
Llamanos
 
Bullet Redes Sociales linea
iconos redes sociales


Dirección:
Mansilla 3037 PB - (C1425PBK)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina


Powered by Eurofull Mendoza