Cómo nos afecta el dinero

                                   EL ARTE DE LA MOTIVACIÓN * por Horacio Krell

 


 

CÓMO NOS AFECTA EL DINERO

 

No comprendemos cómo nos afecta el dinero. Es como un sistema nervioso externo que regula nuestra conducta sin que nos demos cuenta, del mismo modo que no percibimos el aire que respiramos y sin  el cual no podríamos vivir.

 

Una alteración en el sistema monetario produciría el mismo efecto que un cambio climático en las plantas del jardín. Con el mundo globalizado el aleteo de una mariposa en Brasil puede provocar un huracán en San Francisco. La pasión por el dinero nos hace competir en lugar de cooperar. Y hay ricos con tanto dinero que no lo podrían contar ni disfrutar.

 

Acertijo: ¿Sabe cuánto se tardaría en imprimir los 2 billones de u$s que circulan por día  en el mundo si la máquina imprime 1 billete dólar por segundo? ... más de 60.000 años.

 

Peligro a la vista.  ¿Cómo nos afecta el dinero concentrado en pocas manos? Los mercados financieros tomaron el poder: si un gobierno hace algo que no les gusta, ponen en crisis su moneda. Así financistas no elegidos y sin responsabilidad social nos afectan generando terrorismo financiero. George Soros, especialista en especular, dijo que la inestabilidad es acumulativa. Esto eliminaría el dinero y crearía el colapso por la locura especulativa.

 

Para visualizar lo que nos podría ocurrir, imaginemos que con sus reservas los Bancos Centrales Europeos enfrentaran un atentado financiero. Alcanzarían tan solo para controlar la mitad del volumen de un día normal. Pero en un día de pánico, el tráfico sería incontrolable y las reservas de los Bancos se agotarían en pocas horas...

 

El problema del dinero. La crisis es el lado oculto de la aparente tranquilidad y deriva de un hecho: ante una corrida, como los bancos prestan más dinero que el que tienen, no pueden devolverlo si todos lo reclamamos a la vez. Por eso hay entidades de apoyo: Bancos centrales, FMI, Banco de Basilea. Sepamos que  el dinero no es tan nuestro como parece, como el matrimonio es un acuerdo que se puede quebrar, igual que el convenio monetario.

 

Breve historia del dinero. En la edad media el dinero era el oro. El orfebre conocía las monedas, las guardaba en cofres y cobraba un honorario por su gestión. Cuando el titular hacía pagos, la contraparte en lugar de retirar dinero evitaba el traslado si confiaba en el orfebre. Poco a poco se reemplazó la moneda por su representación. El orfebre vio que la gente las dejaba y pensó que podía crear más dinero que los depósitos que tenía.

 

Del excedente  surgió la idea del préstamo. El secreto del  dinero es la confianza en que esa promesa de pago será cumplida. Y cuando lo necesitamos se nos cobra un interés.

 

500 años antes de  que se difundiera en Europa Marco Polo descubrió en China máquinas que hacían dinero. Cuando el estado tomó el poder autorizó a emitir moneda legal a quienes se comprometían a darle lo que necesitaba,  mediante la emisión de títulos públicos.

 

Evolución del dinero. El honorario del orfebre se convirtió en el interés. Hoy los bancos prefieren las tarjetas de crédito y no prestarle a las empresas, porque así duplican su ganancia. Y las grandes empresas en lugar de pedirlo a los bancos prefieren crear su propio dinero, como los bonos de la General Electric. Las tarjetas comenzaron con las empresas petroleras para lograr la lealtad de a sus clientes. En 1949 Diners creo la tarjeta de crédito para consumir en restaurantes. Visa tiene hoy más de 400 millones de socios y factura 1,5 billones por año. El auge de las tarjetas tuvo su correlato en la dependencia que nos crean. Muchos viven –literalmente- para pagar mensualmente los gastos generados con la tarjeta.

 

Qué hacer con el dinero. ¿Y cómo nos afecta el dinero guardado debajo del colchón?. Las monedas más fuertes perdieron en 30 años el 58% de su valor, y la economía real fue superada por la financiera. Invirtiendo en acciones, propiedades y títulos intentamos comprar un seguro contra la inflación, pero el riesgo es que cuando llega un tsunami financiero nos arrastra. El principal mercado de inversiones- aunque muchos no lo saben- es el mercado de divisas, que ya no se usa para el comercio internacional sino para especular. Mientras que el comercio internacional sube por la escalera al 5% anual, el comercio de divisas dispara por el ascensor al 25%, sin ninguna lógica económica que lo respalde, como lo demuestran las crisis periódicas. ¿Cómo nos afecta el dinero del país próximo a caer? La especulación con divisas comenzó cuando en 1971 Nixon desvinculó el dólar del oro rompiendo el acuerdo de Bretton Woods. El valor de las monedas quedó librado a las fuerzas del mercado. Se sumó la desregulación que sumó a muchos agentes y los avances tecnológicos que ampliaron las negociaciones a las 24 horas, en tiempo real.

 

Morirse de susto. Los riesgos crecen: el valor de la moneda, el incumplimiento del emisor, la tasa de interés. ¿Cómo nos afecta el dinero? Estos amenazas pueden caer sobre nuestras cabezas aun sin hacer nada. Hasta a Baring que en 1818 era como las potencias mundiales, en 1995, un joven especulador, Nick Leeson, le hizo perder miles de millones.

 

Seguro acaba de morir y no hay nada que podamos hacer para evitar el efecto de un colapso en el sistema nervioso financiero mundial, sólo podemos resguardarnos. Como el mundo se ha convertido en un casino llegó el momento de pensar en invertir en uno mismo. El capital que llevamos en nuestro cerebro es un activo que ninguna crisis monetaria se podrá llevar.

 

* Dr Horacio Krell. Director de Ilvem. Secretario de rel. internacionales de UAF  Unión Argentina de Franquicias y Propulsor de UP  Unión de Permutas  horaciokrell@ilvem.com.

 

Banderas Países
Bullet Contáctenos linea

Hacenos tu consulta!
Completá el formulario y te
responderemos a la brevedad!


Muchas Gracias!

ó llamanos al
+5411 3220 5526
+5411 4821 5411
Llamanos
 
Bullet Redes Sociales linea
iconos redes sociales


Dirección:
Mansilla 3037 PB - (C1425PBK)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina


Powered by Eurofull Mendoza