La lógica y la ilógica

                                   EL ARTE DE LA MOTIVACIÓN * por Horacio Krell

 


 

LA LÓGICA Y LA ILÓGICA

En las historias se desarrollan argumentos coherentes que muchas veces responden a  la lógica y la ilógica.

El problema es el motor de la inteligencia: sin él ni la mente más curiosa puede entrar en acción, pero cuando no se resuelve se acumula generando estrés. Para que exista el  problema hay varios debes: aceptarlo, estar al alcance intelectual, querer encararlo y poder hacer algo. Sin problemas la vida sería tan aburrida que alguien los terminaría inventado. 

El capital para resolverlos es la memoria y el instrumento es  el pensamiento. Gracias a ellos se comprende la situación y se inventa la solución para actuar en consecuencia.

Cuando se conoce la solución no hay problema ni pensamiento sino aplicación de la memoria. 

Una historia de la lógica y la ilógica: Un señor compró un cachorro de pastor alemán y su vecino un loro, éste preguntó: el perro, ¿no se  comerá al loro?. El señor lo convenció diciendo: crecerán juntos y serán  amigos. Y así ocurrió. Hasta que en unas  vacaciones, el pastor alemán apareció con el loro entre sus dientes, muerto, con signos de violencia y suciedad. El señor recordó la frase: "el perro se comerá al loro".  Pronto volverían los vecinos: ¿Qué hacer ?, ¿sacrificar al perro?. Finalmente decidió bañar al loro y dejarlo en su casita, para que al menos los vecinos pudiesen despedirlo. ¿Qué conclusiones saca el lector? Detenga la lectura y reflexione.

Sin pensar con argumentos los problemas se resuelven apelando a la autoridad, a la violencia o al prejuicio. Hay que tener cuidado con las palabras, porque si la causalidad es el cemento de la naturaleza la palabra crea el mundo humano. Pero con las palabras se puede engañar o engañarse. 

Sigue la  historia de la lógica y la ilógica: El vecino regresó y contó que el loro  murió antes de irse, que lo enterró y al volver estaba muerto pero en su casita. Detenga la lectura y reflexione.

Cuando la atención se fija sólo a una hipótesis o a un punto de vista, sin considerar opciones, surge la tentación a la certeza, la ignorancia, el poder o la  impotencia. En estos casos  la necesidad de tener razón impiden que actúen los auténticos  conductores de la verdad .

Fin de la historia de la lógica y la ilógica: La verdad fue que el  perro cargó con  la culpa y con el sufrimiento al descubrir el cuerpo. Con su dolor, lo desenterró y lo llevó a su familia. ¿Cómo debieron proceder ambos vecinos? ¿cómo debió proceder usted ? Detenga la lectura y reflexione.

El hombre tiene una racionalidad limitada, no accede a la verdad completa  ni usa el 100 % de su capacidad, por lo tanto su razón es incierta. Confunde hechos con interpretaciones, concluye sin tomar conciencia del automatismo de su inferencia ni advertir sus consecuencias

En su conversación interna irrumpe primero la emoción que siente el impacto y condiciona a la razón para interpretarlo. Es un modelo simple que intenta darle sentido a lo que ocurre pero  considera al  juicio como verdadero sin molestarse en comprobarlo ni fundamentarlo

Al advertir esta falla sistémica de la mente es importante recolectar todo tipo de hechos y no sólo los que apoyan el discurso, tomarlos como pretendientes de datos, aplicar la solidaridad intelectual para no confundir hechos con  hipótesis, reconocer las lagunas,  que las cosas no son siempre lo que parecen y que el punto de vista con el cual se atiende genera su propio desarrollo

Cómo intermediar entre  la lógica y la ilógica: El rol del observador que flota en el ambiente, con una mirada no comprometida, es la que evita ser parte del problema y ser parte de la solución

Aristóteles otorgó un marco teórico a las partes del conflicto: Proponente,  oponente, juez, problema y tiempo. Recorriendo su pensamiento se deduce que no hay herramienta que se pueda usar bien sin que la educación convierta a las virtudes  en hábitos de conducta

Las virtudes del pensador son morales, intelectuales y estratégicas

La paradoja que surge de la historia que relatamos  es que para tener creencias razonables hay que ser personas razonables en la manera de adquirir y aceptar las creencias

"La vida es el arte de sacar conclusiones suficientes a partir de datos  insuficientes", dijo Samuel y Voltaire afirmó que   "Lo que llamamos casualidad no es ni puede ser  sino la causa ignorada de un efecto desconocido". La razón humana es una razón encarnada en una mente, en un cuerpo, y en una  historia. Para optimizar la capacidad de convivir con problemas hay que educar al soberano.

Agregue sus comentarios sobre la  historia de la lógica y la ilógica: .............. 

y escriba sus conclusiones a horaciokrell@ilvem.com.

*  Dr. Horacio Krell, Director de ILVEM. Consultas a horaciokrell@ilvem.com.

 

Banderas Países
Bullet Contáctenos linea

Hacenos tu consulta!
Completá el formulario y te
responderemos a la brevedad!


Muchas Gracias!

ó llamanos al
+5411 3220 5526
+5411 4821 5411
Llamanos
 
Bullet Redes Sociales linea
iconos redes sociales


Dirección:
Mansilla 3037 PB - (C1425PBK)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina


Powered by Eurofull Mendoza