NEWSLETTER - EDICIÓN Nº 65

 

 

 

Buenos Aires, Septiembre  de 2010

 

 

El tiempo vuela, aquí estoy de regreso de mi viaje a Panamá. Todo viaje es una oportunidad de generar ideas y generar contactos. Sumando contactos más ideas se crea el Océano azul de las Fábricas de ideas y de Relaciones productivas.

Al partir tenía lista mi charla para del 7 de Setiembre para el Congreso y Exposición  XCL@B  Panamá  2010 sobre soluciones tecnológicas avanzadas para el sector financiero Latinoamericano en el Sheraton Panamá Hotel and Convention Center.

Tenía listo  el temario,  pero al visitar el Canal de Panamá, fue tan grande la emocion  que motivó un cambio en el  comienzo y en el cierre de mi exposición:

Un señor que caminaba por la calle en el siglo XVII recibió en su cabeza el impacto de una manzana que cayó desde un árbol. En lugar de maldecir, como hubiese hecho cualquiera,  este señor aprovechó la situación para descubrir una de las leyes fundamentales de la naturaleza y al hacerlo promovió el desarrollo de la ciencia.

La teoría de la gravedad construyó un Océano azul para la humanidad de igual modo que, en el curso de la historia,  muchos “prohombres” crearon los productos, servicios, mecanismos y procesos que ayudaron a  mejorar la calidad de nuestras vidas. El mismo Newton lo explicó: “No soy un genio, estoy parado sobre la espaldas de gigantes”. 

Así comencé mi charla, recorrí luego la historia de encuentros y desencuentros que culminaron con la creación del Canal de Panamá. Detalles de la conferencia podrán encontrarlos en la nota con la que cierro este boletín. Pero ahora hago un salto de valor para contarles el final:

Hace casi 100 años el vapor Ancón inauguró el canal de Panamá, que más que un canal fue un Océano azul para el pueblo panameño. Es que antes se hacían obras pensado en las futuras generaciones. Así en el pasado, la oxidación –un impuesto al dinero - promovió la inversión. Las catedrales del siglo XII, se hicieron para durar y generar ganancias a largo plazo: Chartres vive del turismo desde hace 800 años.

El canal de Panamá es una de las maravillas del mundo que logró comunicar a los océanos Atlántico y Pacífico generando grandes recursos para Panamá y abaratando los costos de los habitantes del planeta para abastecerse de los productos que consumen.

Lo anecdótico es que para construirlo se usaron las ideas de los “Prohombres”.

La ley de gravedad fue necesaria para construir un “gigante ascensor de aguas”,  que permite que los barcos suban más de 20 metros para alcanzar la altura del lago Gatún ubicado en las montañas.  Fue Disney el que una vez expresó que “si lo puedes soñar lo puedes hacer”.  Hoy contamos con la tecnología que permite convertir los sueños en realidades pero siempre es necesario un cerebro que invente la idea, hasta el avión moderno estuvo primero en la cabeza del hombre. El poder inteligente se nutre del poder duro de la ciencia y las finanzas y del poder blando de la imaginación y de la inteligencia emocional. El poder inteligente es querer con eficacia.

Si la montaña no viene a Mahoma, Mahoma sube a la montaña.  El pensamiento lateral resolvió el acertijo del canal de Panamá pero la epopeya refleja el poder de los sueños sobre el capital social de un pueblo inspirado por  un proyecto.

Cada hombre le da el sentido a su obra. Uno puede decir que apila ladrillos, otro que está haciendo una pared, pero el que tiene más poder es el que cree que está participando de la construcción de una catedral o de un canal para la humanidad.

Ha llegado el momento de que comprendamos que debemos dejar de lado la lucha individual para pensar en el bienestar colectivo. Para lograrlo debemos convertir a nuestro mundo en un inmenso Océano azul.  Como dice un cartel ubicado  en el museo de ciencias naturales de la ciudad de New York el mundo no es un regalo que nos hicieron nuestros padres, es un préstamo que todos los días nos hacen nuestros hijos.  Aprovechemos nuestro presente para construir canales y catedrales orientados hacia un futuro que incluya a todos los seres que habitamos el planeta.

 

 

Deseando que tengan una buena semana me despido de ustedes hasta el próximo boletín.

 

Dr Horacio Krell, CEO de Ilvem

 

40 años dedicados a desarrollar y expandir la inteligencia por el mundo.

 

Consultas a horaciokrell@ilvem.com.

 

 

 

 

 

 

1- LA RELACIÓN CON LOS ALUMNOS

 

 

 

El efecto Jazz.

 

 

 

 

 

 

2- LOS MEDIOS SE OCUPAN DE ILVEM Y DEL DESARROLLO DE LA INTELIGENCIA

 

Esta semana en Clarín, Nación, Emprendedores  News , Agencias Comunas. 

 

 

 

 

 

 

 

3-VISITAS A WWW.ILVEM.COM

 

 

 

Estadísticas del mes de Septiembre en nuestra web.

 

 

 

 

 

4- FRANQUICIAS

 

Franquicias.com.

 

 

 

 

 

5- EVENTOS

 

Global Events Panamá.

 

 

 

 

 

6- NUEVAS ALIANZAS ESTRATÉGICAS

 

Revista Taquigráfica.

 

 

 

 

 

 

7- DESARROLLO DE LA INTELIGENCIA EN EL MUNDO

 

Disertación del Dr. Horacio Krell en Ilvem Panamá.

 

 

 

 

 

 

 

8- ENTRENAMIENTO EN EL DESARROLLO DE LA INTELIGENCIA

 

Concurso de la semana.

Resultados de la semana que pasó. 

Nuevos desafíos.

 

 

 

 

 

9- NOTICINTELIGENTES SOBRE EL DESARROLLO DE LA INTELIGENCIA

 

"A qué se aferra la mente en situaciones extremas" 

Comentarios del Dr. Horacio Krell. 

 

 

 

 

 

10. FRASES PARA USAR EN LOS CURSOS DE DESARROLLO DE LA INTELIGENCIA

 

Frases y comentarios del Dr. Horacio Krell.

 

 

 

 

 

 

 

11- CUENTOS Y JUEGOS DIDÁCTICOS

 

"Quién sabe qué es la buena suerte"

Comentarios del Dr. Horacio Krell

 

 

 

 

 

 

12- LA NOTA INTELIGENTE DE LA SEMANA

 

"La historia de los Océanos Azules"

*Doctor Horacio Krell

*CEO de Ilvem, Contador Público y Licenciado en Administración de empresas (UBA).


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ILVEM CENTRAL: B.Norte: Mansilla 3037 (C1425BPK) - info@ilvem.com - Tel:(00 54 11) 1821-5411  Fax: 4827-5374

Microcentro: Av. de Mayo 952(C1084AAR) - informes@ilvem.com - Tel/Fax: (00 54 11) 4334-5403

 

www.ilvem.com

 

 

 

Powered by Eurofull Mendoza