Inteligencia corporal

                                   EL ARTE DE LA MOTIVACIÓN * por Horacio Krell

 

 

INTELIGENCIA CORPORAL

Si la mente es el motor y el cuerpo el vehículo, ¿por qué no crear una inteligencia corporal o ejecutiva? En la trama mental el cuerpo es un protagonista privilegiado; a través de los deseos y necesidades como el hambre, la sed, el sexo. Así cómo la música  depende de la calidad del instrumento, la inteligencia corporal resuena en las emociones y las creencias. Si el cuerpo no fuera frágil no existiría temor a caer desde la altura.

 

Con la bipedestación, creció la inteligencia corporal;  la mano ejecutó tareas que antes hacía la boca y  el cerebro creció. El hombre pudo tallar el alfabeto en su cerebro y gracias a  palabra adquirió conciencia de sí mismo y de los demás. Y así desarrolló su mente.

 

La razón es teleológica, planifica hacia fines, es una razón interesada que está encarnada  en el cuerpo. Hasta la tecnología debió adaptarse: “el telescopio más potente, debe tener un ocular adaptado del tamaño del ojo”.

 

La acción es el modo en que cuerpo-mente interaccionan con la realidad,  revelando la intención. Un gol en contra es una acción errónea que se  descubre en la práctica. Estimulando el sistema sensorial se adquiere un alfabeto multisensorial de reserva. Las habilidades motoras dependen de la experiencia, se automatizan por repetición y se estructuran con capacidades coordinativas hasta formar la inteligencia corporal motriz. Organización, regulación y control requieren que la mente analice el input. Para evitar el síndrome del tren perdido la inteligencia corporal tiene 3 fases: Maduración: condición preliminar del aprendizaje, Aprendizaje: para que la acción  incorpore la maduración y Desarrollo: especialización, consolidación y construcción de las habilidades motoras.

Uno de los factores claves es el entrenamiento en el análisis lógico ( el planeamiento) en sus fases de graduación y desafío, el otro es la intuición ( lo que se siente).

 

Los ejercicios asociativos de inteligencia corporal se activan desarrollando la capacidad  de evocar poderosas imágenes mentales o sentimientos. Música, rituales, símbolos y hasta la ropa pueden ser anclajes psicofísicos. El ensayo mental interno, puede referirse a uno mismo, a un modelo, puede ser anterior al suceso, justo en el momento previo, inmediato posterior, o una visualización reconstructiva de la experiencia.

 

Para solucionar problemas de distracción, hay que relajarse, controlar las imágenes, convertirlas a tiempo presente y ejecutarlas en tiempo real, teniendo claro cual es el objetivo para que la imagen se le parezca. Hay que sentirla y disfrutarla. Lo verbal ayuda en el proceso mediante frases autoafirmativas fuertes, cómo por ejemplo: Soy el que seré”.

 

Hay factores mentales  que rebajan la inteligencia corporal y llevan a la derrota: nerviosismo, bajar el espíritu de lucha, la confianza o la autoestima, fatiga, miedo. La gimnasia mental es visual, hay que imaginar para mejorar. La imaginación es más poderosa que la voluntad. Imagine que cruza una tabla a 500 metros de altura y temerá caer,  pero si ve la tabla en el piso el temor cesa. La voluntad  añade más angustia a la tensión.

 

Mediante el control mental la inteligencia corporal mejora la potencia muscular, el flujo sanguíneo, la temperatura de la piel, las ondas cerebrales, el metabolismo. Se  integran los actos para que la mente, y el cuerpo trabajen en equipo, tomando el control y dejando el piloto automático, para que salud no sea  no sentirse mal sino sentirse positivamente sano.

 

Músculo más cerebro construyen una combinación ganadora en los deportes y en la vida. Hay que borrar miedos, imaginando el desenlace positivo, como si ya se hubiese producido. La inteligencia corporal hace que la ejecución complete la visión y refuerce la memoria.

 

Nicolás Testa podía imaginar un invento con todo detalle, Jack Nicklaus,  campeón de golf, recorría el terreno antes del juego, hacía la película de la jugada en cámara lenta, sentía su mano, el palo, la bola, se identificaba con la escena y la activaba al comenzar a jugar.

 

Émile Coué dijo que la fuerza de la imaginación es el cuadrado de la voluntad. El miedo tiene su  imagen: es el fracaso. Más esfuerzo más  temor, lo que  produce la atracción fatal del obstáculo, porque Mente-cuerpo se encaminan hacia él.

 

Para evitarlo hay que  dirigir la imaginación hacia la sensación antes que a la mecánica. Para jugar bien se necesita confianza en uno mismo, y se logra con la sensación clara  del movimiento correcto. La presión por el triunfo siempre está, pero el éxito mejora el rendimiento como un círculo virtuoso hacia la autoestima. El éxito convierte al jugador, en una persona más segura y confiada en la victoria.

 

Resistencia, velocidad, fuerza, rendimiento, calidad, son las virtudes a alcanzar mediante la inteligencia corporal; pero sin el interés no se pueden organizar ni la mente ni las acciones.

Los griegos decían “Mente sana en cuerpo sano”, uno se enferma cuando se enferma el otro. Lo más destructivo de cualquier enfermedad, es no saber cómo enfrentarla.

 

El cuerpo es el ejecutante de una mente que piensa, el intelectual actúa con palabras y  conceptos, el hombre de acción  con personas y cosas. Entre ambos está el “ Creactor”, el que sabe cómo integrar la inteligencia corporal al entorno que la rodea.

*  Dr. Horacio Krell, Director de ILVEM. Consultas a horaciokrell@ilvem.com.ar.

 

Banderas Países
Bullet Contáctenos linea

Hacenos tu consulta!
Completá el formulario y te
responderemos a la brevedad!


Muchas Gracias!

ó llamanos al
+5411 3220 5526
Llamanos
 
Bullet Redes Sociales linea
iconos redes sociales


Dirección:
Mansilla 3037 PB - (C1425PBK)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina


Powered by Eurofull