lanacioncom.gif
 


Pagina nueva 1

Las piezas sacrificiales de la impunidad

Por  |  Para LA NACION

 

驴Hasta cu谩ndo? 驴Hasta cu谩ndo continuaremos con la letan铆a de los derechos humanos, otorgando garant铆as a los victimarios y desprotegiendo a las v铆ctimas y a la sociedad toda?

Sumidos en la indignaci贸n y en la impotencia, en el peor de los casos nos interrogamos c贸mo no legitimar la ileg铆tima justicia por mano propia. Y en el mejor, c贸mo reinstaurar la credibilidad de una justicia penal que libera a quien deber铆a ser confinado de por vida, y que no lo es porque nuestros operadores jur铆dicos parten de la premisa de que la ejecuci贸n de las penas "resulta incompatible con la ideolog铆a de los derechos humanos", al decir de Eugenio Zaffaroni en En busca de las penas perdidas.

El autor de la violaci贸n y muerte de Lucila Yaconis , ejecutada diez a帽os atr谩s, nunca fue hallado. Y cuando se captura a un violador, una interpretaci贸n perversa de las normas proporciona las herramientas te贸ricas para liberar a quien jam谩s deber铆a ser liberado. Y cuando se denuncia el accionar judicial, una defensa corporativista obstaculiza todo intento de enjuiciar a magistrados c贸mplices.

Ese derrotero sufri贸 la denuncia del juez Axel L贸pez, quien en 2009 le concedi贸 el beneficio de salidas transitorias a un detenido que luego viol贸 y asesin贸 a Soledad Bargna . Por este hecho, la familia de la v铆ctima impuls贸 un juicio pol铆tico que fue desestimado.

En julio de 2012, el mismo juez le otorg贸 el beneficio de la libertad condicional a un detenido por cuatro violaciones, y 25 d铆as despu茅s viol贸 y asesin贸 a Tatiana Kolodziez. "Beneficio" que, pese a ser optativo, suele ser concedido por algunos jueces con prodigalidad asesina.

Mientras tanto, la creaci贸n de un Registro Nacional de Condenados por Delitos contra la Integridad Sexual duerme en un caj贸n porque creen que pondr谩 en peligro "los derechos humanos de los violadores" y los terminar谩 estigmatizando.

Partiendo de esas premisas, ese proyecto es inaceptable, en cuanto declara expl铆citamente que el registro se confeccionar谩 "respetando los derechos existenciales [sic] del condenado". Y si bien se establece la identificaci贸n del autor de un delito sexual mediante un registro de ADN, la informaci贸n incluida en el registro ser谩 reservada y s贸lo podr谩 ser requerida por los jueces, fiscales y tribunales que intervengan en causas por delitos contra la integridad sexual.

En otros pa铆ses, cualquier vecino puede consultar libremente el registro de individuos con antecedentes de delitos contra la integridad sexual. Y en el estado de Luisiana, hasta se autoriza la fijaci贸n de etiquetas en las lunetas de los autos para identificar a un ped贸filo.

O rechazamos toda presunta "pr谩ctica lesiva" de la dignidad humana, embanderados en el principio falaz de que las penas no deben ser inhumanas o infamantes, o aceptamos la adopci贸n de medidas que impidan las aberraciones legitimadas por operadores judiciales que liberan a los violadores, por nuestros legisladores que cajonearon un proyecto que naci贸 fallido y por un Poder Ejecutivo sin voluntad pol铆tica de erradicar el garantismo penal que est谩 destruyendo el entramado social.

驴Qui茅nes se har谩n cargo de estas violaciones y muertes salvajes que podr铆an haberse evitado con una pol铆tica criminol贸gica l煤cidamente saneada? 驴Podremos alguna vez llevar a juicio a los responsables de esta "masacre por goteo"? 驴Podremos alguna vez sentar en el banquillo a nuestros gobernantes y jueces hermanados con los ejecutores de los tiempos oscuros? Esa voz es la ausente en la Argentina que nos duele, donde se exalta la memoria del pasado pero se silencia, obscenamente, la memoria del presente.

 

Comentario de Horacio Krell

La sociedad naci贸 de la palabra que permite comunicarnos de tal modo que ninguna especie pudo imitar. Pero surgieron las consecuencias no deseadas: las palabras se usaron para fingir. Hay dos palabras poderosas: S铆 a todo lo que nos da poder de realizaci贸n. No a los que fabrican patolog铆as para apoderarse de nosotros. Las personas t贸xicas saben mentir, trepar en la escala social y a los lugares de poder. No les importa que maten a nuestros 脕ngeles que nos hacen llorar el alma. Como dijo John Donne: Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta, porque me encuentro unido a toda la humanidad. Por eso no preguntes por quien doblan las campanas, las campanas doblan por ti. Por un clavo se perdi贸 la herradura y se perdi贸 el caballo. Por el caballo, se perdi贸 el jinete y el mensaje. Por el mensaje, se perdi贸 la batalla. Y en cada batalla perdida vamos perdiendo al pa铆s. Nos duelen los cr铆menes pero no hacemos nada. Sufrir es casi obligatorio pero actuar es siempre opcional.




print.gif  friend.gif  

Escribir un comentario

  
Banderas Países
Bullet Contáctenos linea

Hacenos tu consulta!
Completá el formulario y te
responderemos a la brevedad!


Muchas Gracias!

ó llamanos al
+5411 4827 5374
+5411 4821 5411
+5411 5422 4742
+5411 3220 5526
 
 
 
Llamanos
 
Bullet Redes Sociales linea
iconos redes sociales


Dirección:
Mansilla 3037 PB - (C1425PBK)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina


Powered by Eurofull Mendoza