Sócrates dijo “Conócete a ti mismo” y dio la clave de cómo se crea talento.


CÓMO SE CREA TALENTO

 

  * Dr Horacio Krell. Director de Ilvem.


Sócrates dijo “Conócete a ti mismo” y dio la clave de cómo se crea talento.

El hombre nace incompleto y debe completarse a sí mismo. Deberá definirse, diferenciarse, conocer sus límites y los recursos con que cuenta. El talento es su capacidad para lograr el desarrollo y se ubica en el orden del ser. El talante es la disposición de ánimo y tiene que ver con el estar, con las circunstancias y con la actitud.

 

Cómo se crea talento con el talento. Antes el talento era una moneda. La parábola del talento es un relato bíblico en el que un amo antes de viajar llama a 3 siervos y les da 5, 2, y 1 talentos, según su capacidad. El que recibió 5 trabajó y ganó otros 5, el que obtuvo 2, ganó otros 2. El que tuvo 1 lo guardó. Cuando regresa les dijo a los ganadores: fuiste fieles sobre lo poco, os pondré al frente de lo mucho. El que había recibido 1 talento, dijo: señor, yo guardé tu talento, aquí lo tienes. El amo dijo: Esclavo perezoso, al menos tendrías que haber obtenido intereses con mi dinero. Dadle el talento al que tiene 10, pues al que tiene se le dará y abundará. Y al que no tiene, hasta lo que tiene se le quitará.

 

En la Edad media el talante privaba sobre el talento, los dos primeros esclavos tenían ambos, el tercero no hizo nada con su talento por su mal talante.

 

El Renacimiento, más tarde, se inclinó a favor del talento como cualidad.

 

En la actualidad la enseñanza cambió el talento por el talante. Apunta a la mediocridad para obtener igualdad. Así contraría la teoría de las inteligencias múltiples según la cual todos tenemos una capacidad especial, un talento individual que debemos descubrir.

 

Cómo se crea talento. Nacemos indeterminados, el cerebro del niño al nacer es una página en blanco que escribirá con la experiencia. Deberá descubrir lo que lo apasiona y desarrollar su talento aprendiendo a escuchar a su voz interior.

 

Las personas felices alinean la vocación con el talento a través de un proyecto personal.

 

Entre el ser y el hacer debe existir una relación de potenciación. Al llamado de la vocación debe acompañarlo el desarrollo del talento necesario para alcanzarla.

 

Cuando se unen talento, talante y vocación surge el entusiasmo - la fuerza superior-. La fórmula es apostar a uno mismo sin enterrar el talento como hizo el esclavo de la parábola.

 

La Fábrica de talento. Combinando acción, conocimiento e ideas se llega a la vocación. Para Buda: “tu trabajo es descubrir tu tarea, y luego entregarte a ella de todo corazón”

 

El sistema educativo no se preocupa por cómo se crea el talento ni por cómo descubrirlo. Pero en algún momento la necesidad surge: las crisis que suelen ser oportunidades. Son momentos ideales para indagar sobre qué quiero y cuál es la situación actual. Así emerge la tensión creativa hacia el resultado deseado. Para lograrlo hay que analizar y cambiar los errores que se repiten siempre, las creencias y las emociones dominantes, las metas contradictorias que se desean al mismo tiempo y entender la naturaleza del bloqueo.

 

Muchas veces la barrera no existe, como la pulga que de tanto chocar con la tapa de la olla deja de saltar aunque la tapa ya no está. El estrés no es bueno para decidir. Hay que aprender a relajar la mente, así aumenta la capacidad de percepción interna (autoconocimiento) y externa (información y conocimiento). La sabiduría sabe manejar la información y el conocimiento aprendiendo de la experiencia.

 

El estado de flujo. El encuentro del “ser” mejora el hacer y el tener. La capacidad baja si aparecen: la maldición del conocimiento – cuando se lo aplica a la situación equivocada- la mentalidad de bombero – actuar sobre lo urgente y no en lo importante- y cuando se mira sólo desde la primera persona.. Así en un choque, el médico observa al accidentado, el mecánico al auto, el policía la forma de solucionar el tránsito, el abogado el juicio, etc.

 

Redefiniendo el problema surgen nuevos obstáculos. Para Herbert por culpa de un clavo se pierde la herradura, por la herradura se pierde un caballo, por el caballo al jinete, por el jinete se pierde la guerra, por la guerra se pierde el reino, y todo por culpa de un clavo.

 

Por eso antes de percibir hay que ser receptivo, antes de actuar ser generativo, antes de contemplar ser persistente; para que el objetivo sea el centro de las acciones.

 

El método: cómo se desarrolla el talento. La relajación amplifica la capacidad. Receptividad implica flexibilidad, indagación y acceso a la mente profunda; generatividad es buscar la complejidad y el desafío, la fluidez cuantitativa, la originalidad y saber elaborar e innovar. Para fabricar ideas hay que preguntar: qué quiero y no qué no quiero.

 

Esto genera opciones. Es una locura pensar en mejorar haciendo lo mismo.

 

Hecha la elección hay que avanzar, el inicio es la parte más importante del trabajo. Luego hay que ser persistente y no aflojar. El que se hace experto en hacer las cosas mal luego se hace experto en hacer las cosas bien. Edison inventó la lámpara eléctrica después de mil errores. .

 

Si la motivación es baja o el miedo grande en lugar de alcanzar objetivos se intenta aliviar el estrés y se rebajan las metas.

 

El cambio proviene de la acción. Con el resultado a la vista hay que realinear los objetivos, el foco de atención y la asignación de recursos. Poder tolerar la ambigüedad, realizar ajustes hacia la meta, saber que el ser es más que el hacer, e ir hacia la solución y no hacia el problema. No se puede avanzar mirando por el espejo retrovisor, ni atacar los síntomas sino las causas, ni al dolor sino a lo que lo produce. Esto es el cambio generativo.

 

Invertir el tiempo. El mayor tiempo hay que dedicarlo al ser, a lograr el estado ideal, a percibir y a generar. El resto a reaccionar y a evaluar. El modelo es sencillo: medite sobre su bloqueo. Cree la imagen completa del deseo. Piense en los obstáculos que pueden aparecer. Cree alternativas. Entre en relax, perciba la realidad interna y externa, reaccione de la manera que cree adecuada. Contemple los resultados y ajuste las velas.

 

El problema es quedarse en un extremo, hasta el éxito fracasa con el tiempo. Hay que salir del no puedo. No se puede querer una meta y no hacer esfuerzos, o postergar el intento. Lo importante es saber fijar metas, formularlas en positivo, que sean viables, que no hagan perder positivos presentes al alcanzarlas, definirlas con precisión y desearlas intensamente.

 

¿Cómo se crea talento?

 

Optimizando conclusiones y decisiones después de la experiencia.

 

* Dr Horacio Krell. Director de Ilvem. Secretario de rel. internacionales de UAF Unión Argentina de Franquicias y propulsor de UP Unión de Permutas. Consultas horaciokrell@ilvem.com.

 

Ilvem es una entidad educativa cuya misión es el desarrollo de la mente humana en el marco de la teoría de las inteligencias múltiples (espiritual, emocional, intelectual, creativa, artística, estratégica, corporal, social, comercial, comunicacional y digital).

 

Informes en www.ilvem.com o al teléfono 48215411.

 




print.gif  friend.gif  

Escribir un comentario

  
Banderas Países
Bullet Contáctenos linea

Hacenos tu consulta!
Completá el formulario y te
responderemos a la brevedad!


Muchas Gracias!

ó llamanos al
+5411 4827 5374
+5411 4821 5411
+5411 5422 4742
+5411 3220 5526
 
 
 
Llamanos
 
Bullet Redes Sociales linea
iconos redes sociales


Dirección:
Mansilla 3037 PB - (C1425PBK)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina


Powered by Eurofull Mendoza