clarinrojo.gif
 

Pregúntele a un conocido si conoce cuál es su nivel de velocidad y comprensión en la lectura. Probablemente le contestará que no. La mayoría de las persona sólo saben cuando comienzan a leer un libro pero no cuando lo terminarán. Esta forma de leer no es estratégica.

 

Diciembre  2010  | Publicado en la

 

Edición impresa


 

CÓMO SER UN LECTOR VELOZ ESTE VERANO

Por Horacio Krell

 

Pregúntele a un conocido si conoce cuál es su nivel de velocidad y comprensión en la lectura. Probablemente le contestará que no. La mayoría de las persona sólo saben cuando comienzan a leer un libro pero no cuando lo terminarán. Esta forma de leer no es estratégica.

 

El lector que mide su rendimiento utiliza una fórmula sencilla para calcular su tiempo de lectura: divide la cantidad de palabras estimadas del texto por el PLM (palabras leídas por minuto).

Sabiendo cuando tardará en leer podrá decidir en cuántos días leerá el texto y de este modo planificar eficazmente sus exámenes, tareas y presentaciones.

Cualquier lector puede dar un formato estratégico a su lectura conociendo su nivel actual. Para eso y como dijo Platón "el comienzo es la parte más importante de cualquier trabajo”.

Visitando:   http://www.ilvem.com.ar/img/demostenesweb.swf  y siguiendo las instrucciones conocerá su nivel de velocidad y comprensión.

El segundo paso será aprender la técnica de lectura veloz, con la que logrará  triplicar como mínimo su rendimiento.  Para observar las diferencias metodológicas  entre un lector rápido y un lector lento ingrese:

 http://www.ilvem.com.ar/shop/otraspaginas.asp?pagina=286

A continuación describimos el mecanismo de lectura de un lector lento:

 

 

 

 

 

 

 

VISUALIZACIÓN. Recepción visual de la información a través de sílabas o palabras sueltas.

 

 

FONACIÓN. La información pasa de la vista al habla (articulación oral consciente o inconsciente). Implica tiempo desperdiciado por los habituales vicios de vocalización y subvocalización.

 

 

AUDICIÓN. La siguiente etapa que recorre la información: del habla al oído (sonorización introauditiva, generalmente inconsciente). Es otro paso innecesario que frena la velocidad en la lectura.

 

 

CEREBRACIÓN. Oído-cerebro: integración de los elementos que van llegando separados. Tardía culminación del proceso comprensivo en el modo de lectura común lenta.

 

 

Ahora veremos como procesa el texto un lector veloz:

CAPTACIÓN DINÁMICA Y LECTURA MENTAL DIRECTA.

Visualización global –varias palabras o frases enteras- y su integración cerebral totalizadora –sin solución de continuidad- que permiten una mayor concentración y una vía de lectura más rápida y comprensiva.

 

Ejercicios visuales

A través de ejercicios visuales y mentales  se suprimen  las etapas – A B C D-  y se accede  al modelo directo A que permite leer y comprender en un proceso único.

La intermediación parasitaria, por la vocalización y la introaudición, exigen un esfuerzo cerebral que aumenta la distracción y crea la barrera del sonido, ya que no se puede hablar o escuchar a más de 100 palabras por minuto.

El bajo rendimiento  se debe al crecimiento exponencial de la información y la consecuente escasez de tiempo. Como el día tiene 24 horas, y eso no se puede modificar, lo que se necesita es cambiar el modo de leer.

En un breve período se accede el estilo de lectura mental directo (vista-cerebro) que mejora notablemente  la velocidad  y la comprensión.

 

Ampliar  el campo visual en la lectura

La técnica convencional obliga al cerebro a realizar y coordinar excesivas pausas y detenciones, porque así se lee como se escucha.  Al interpretar la palabra escrita por sus letras o sílabas, recién se puede comprender su sentido al terminar de leerla.

Esta forma de leer se llama tubular porque  enfoca el texto como si alguien pretendiera mirar el mundo por un tubo: “no comprendería nada”.

Los ejercicios de ampliación del campo visual global permiten leer varias palabras por golpe de vista sincronizando el campo central más reducido y nítido y el periférico más amplio pero difuso.

Leer  un material sin sentido reduce la visión.

Veamos  este ejemplo:

 

Sin sacar la vista del  punto superior intente leer la mayor cantidad de letras:

                    .

M R L D O R W Q M O K T E T Y Z

 

 

Ahora pruebe intentando leer más palabras:

                    .

ESTUDIO CARA MODA LEYES

 

 

Y luego con esta frase:

                .

LA GUERRA DEL GOLFO

 

Observe como el  sentido de la frase, que se genera al  leer una unidad de pensamiento, amplifica su campo visual y su comprensión.

 

Aprender a usar el cerebro

El ejemplo muestra que no se lee sólo con los ojos, el cerebro es el director. Ante una frase cortada al final del renglón como “el día estaba nu.....”

el resto  se puede anticipar  por información visual, es decir continuando con la lectura, o bien por anticipación, conociendo la sintaxis que limita la elección, o por la semántica que aporta el significado probable de la palabra. La lectura es predecible porque el lenguaje también lo es. El proceso lector implica crear  hipótesis previas sobre lo que vendrá y la comprensión consiste en comprobar esa predicción. El aprendizaje  es el cambio que se produce en la memoria cuando se incorpora un elemento nuevo.

Como el cerebro es el director del aprendizaje, y los métodos son sus facilitadores, el dominio del sistema de lectura veloz  abre la mente hacia una comprensión superior y mejora la calidad porque actúa como propulsor del aprendizaje,  concordante  con el consejo implícito en la frase de Newton: “No soy un genio, estoy parado sobre la espalda de gigantes”.

Para subrayar la importancia de la lectura en la conformación de la personalidad, Borges dijo que “somos lo que somos por lo que leemos”.

La concentración en la lectura

En la lectura lenta: el  cerebro ocupa tan solo el 10 % de su capacidad. Mientras tanto, la parte inactiva actúa por su cuenta haciendo perder la concentración.

Los distractores son ladrones de tiempo que obligan a los ojos a retroceder provocando continuas regresiones. Los distractores  pueden ser estímulos externos (ruidos,  teléfono, etc.) o internos  (ideas parásitas, divagues, recuerdos, etc.). Sin embargo, los distractores externos son internos disfrazados ya que provienen de  no saber cómo enfrentarlos.

La mente es por naturaleza vagabunda y salta de una idea a otra cada 12  segundos. Por lo tanto, en una hora se producen alrededor de 300  dispersiones.

Baja ocupación de la mente.  El lector lento se asemeja  al conductor que maneja un auto muy despacio: comete errores porque divide su atención entre numerosos estímulos (la radio, conversar con el acompañante, etc.).

 

Alta ocupación de la mente. En cambio, el conductor veloz no se distrae ni un segundo y su mente se dirige el 100% a la actividad que está realizando.

Los accidentes de tránsito son provocados por fallas de concentración y  son una de las mayores causas de muerte en las rutas. En el estudiante  producen estrés y fallas en la administración del tiempo.

 

Burn out o cerebro quemado.

Si al perseguir un objetivo la mente se dirige simultáneamente  en otra dirección, el esfuerzo y el cansancio se multiplican y se pierde energía.

Se destinan horas a lo que se podría lograr en minutos. En lugar de manejar a la mente, la mente  gobierna, limita y condiciona. 

Cuando se usa el 100% de la capacidad: la distracción disminuye. El que se ocupa aumenta  su campo de influencia y de control, mientras que la preocupación que genera la distracción es paralizante.

La velocidad que se obtiene eliminando intermediarios onerosos (como repetición labial, escucha mental de las palabras, etc.),  permite un pasaje directo  del ojo al cerebro y contribuye a eliminar  la distracción.

Cuando se pretende usar la fuerza bruta de la voluntad para dominar a la mente,  lo que se  intenta reprimir, es decir  el obstáculo,  aparece como una atracción fatal provocando una fijación  negativa en ideas parásitas y con el tiempo, se llega al burn out o cerebro quemado

A diferencia, la concentración  perfecta  hace concordar la intención y la acción, en un estado  de flujo donde el logro se alcanza sin esfuerzo.

El secreto consiste en dejar de admitir los vicios y programar el cambio con la PNL –programación neurolingüística- , que consiste en elegir el futuro que se anhela y sostener la ruta seleccionada. Para lograrlo, es imprescindible contar con una metodología intelectual ya que los métodos son  la mayor riqueza del hombre. Educando la mente la concentración hará la diferencia.

Así reemplazará  la fuerza bruta por la calidad total y mejorará también la memoria, la capacidad de comunicación y la inteligencia.

 

La historia del cerebro

Hace millones de años nos pusimos de pie, las manos transfirieron a las piernas la locomoción y nos alejamos del contacto directo con la naturaleza. La boca ya no tomó el alimento, el cerebro se aplanó, la vista se convirtió en el sentido intelectual y las manos fueron los órganos ejecutivos del cerebro.

Hace miles de años tallamos  el alfabeto en el cerebro, eso nos brindó una formidable capacidad de comunicación  que  ninguna  especie posee.

En 1455 Gutemberg expandió ese poder  con la invención de la imprenta.  Con el libro nacieron el periodismo, las naciones y hasta la democracia.

Según la ley 80/20 de Pareto el 20% de los factores de un problema provocan el 80% de los resultados. La capacidad de lectura es ese 20%  más importante de nuestra capacidad que nos permite obtener el 80% de los resultados.

Aplicando la palanca de Arquímedes sobre los pocos vitales potenciamos  nuestros recursos para emprender con mayor éxito y con menor esfuerzo nuestro proyecto de vida. El poder inteligente es querer con eficacia.

 

* Dr. Horacio Krell, es el Fundador y  CEO de Ilvem, entidad educativa cuya misión es el desarrollo de la mente humana en el marco de la teoría de las inteligencias múltiples. Su correo es: horaciokrell@ilvem.com




print.gif  friend.gif  

Escribir un comentario

  
Banderas Países
Bullet Contáctenos linea

Hacenos tu consulta!
Completá el formulario y te
responderemos a la brevedad!


Muchas Gracias!

ó llamanos al
+5411 4827 5374
+5411 4821 5411
+5411 5422 4742
+5411 3220 5526
 
 
 
Llamanos
 
Bullet Redes Sociales linea
iconos redes sociales


Dirección:
Mansilla 3037 PB - (C1425PBK)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina


Powered by Eurofull Mendoza